La asamblea de las mujeres: una comedia de utopía de rabiosa actualidad.

La LVII edición del Festival de Mérida nos deja un regusto griego, y olvida por completo a los Plautos y Sénecas. ¿Acaso las directoras actuales del Festival de Teatro emeritense  tienen especial predilección por las heroínas de la tragedia y la comedia clásica griega? ¿Será parte del manifiesto reivindicativo hecho público por los “Indignados” de la Plaza de España en Mérida: que por una vez, y sirviendo de precedente, el teatro romano de Mérida sólo acoja la representación de tragedias y comedias de heroínas griegas?
En fin, tal vez la explicación sea mucho más prosaica y el motivo vuelva a conducirnos al carácter ejemplar del teatro clásico, a su incuestionable capacidad para darnos un ejemplo en el pasado de cómo puede ser el presente y sus consecuencias futuras.
Porque la situación de Atenas a comienzos  del siglo IV a.C.  no está tan lejos de la situación de insolvencia y crisis de la Hélade moderna y de la zona euro. Pero, la cuestión es: ¿preferimos las ideas y el modus operandi de la Canciller alemana o la sencillez y valentía de la “indignada” ateniense? Lo cierto es que, de entrada, la primera nos provoca el llanto y el asombro, la segunda el asombro y la risa; las propuestas de Ángela Merkel nos dan pesar, las de Praxágora nos dan qué pensar.
Aunque hayamos echado en falta en el Programa del Festival  una buena comedia plautina,  creo que ha sido acertado poner ante los espectadores una de las propuestas más atrevidas del teatro conservado de Aristófanes: que el declive político, económico y de valores que sufría la humillada Atenas fuera solucionado por un grupo de mujeres, incultas, pero magníficas gestoras del oikos,  capitaneadas por una elocuente e ingeniosa ateniense, una mujer de acción (“Praxágora”), la esposa del ingenuo Blépiro.

Debemos reconocer que las propuestas de la divina Praxágora no están tan alejadas,  en lo que a materia económica y de principios y valores se refiere, de lo que ahora exigen  los indignados en las asambleas actuales.  Lo cierto es que, en la obra, todos los recelos y dudas que pudieran existir sobre la viabilidad de la nueva legislación impuesta por el voto mayoritario de las mujeres atenienses se resuelven con el  magnífico recurso del   “oinos  apo  kratera“. Pero mucho me temo  que la situación europea necesite de un final al estilo trágico, un  “theos  apo  mechane”.

Finalmente, para no cansar mucho al sufrido lector en este momento de la canícula, un breve apunte sobre la versión de José Ramón Fernández y la  dramaturgia dirigida por Laila Ripoll.  Mi agradecimiento a  que la versión respete casi íntegramente el texto original,  a la   música en directo y a lo  variopinto del vestuario, pero no estoy muy segura de si la diosa Ceres habrá captado la intención de la directora con las reminiscencias a la Belle Epoque hechas desde el vestuario y los temas musicales …


Por lo demás, el ritmo de la representación y el uso del espacio escénico, así como el juego que se consigue entre personajes colectivos e individuales y la parábasis  han estado a la altura de lo que esperamos ver los asiduos a este  Festival de Teatro Clásico.

Para los que seguís disfrutando de Mérida, aunque sea en pleno verano extremeño, ¡felices Antígonas!. A quienes nunca habéis tenido oportunidad de pasear por esta pequeña Roma española y de disfrutar de uno de los recintos teatrales más majestuosos, recuperados y reutilizados del mundo grecolatino, os invito a que no dejéis pasar la oportunidad de asistir al Festival, conocer Mérida y visitar las termas romanas de Alange, porque todo puede ser que la crisis  obligue a hacer más recortes de presupuesto, o lo que es peor, a levantar el telón.

10 comentarios

Archivado bajo * * Reseñas * Galería * Vídeos * Presentaciones * Aula virtual * Calendario * Foro * Chat * Docs * Praeterita www.flickr.com what is this? Thi

10 Respuestas a “La asamblea de las mujeres: una comedia de utopía de rabiosa actualidad.

  1. Respecto a mi opinion personal, me han gustado mucho los personajes, todos en general. Me ha llamado la atención el lenguaje que utilizan, como Blépiro, o cuando utilizan términos aludiendo a temas sexuales. También me gusta mucho la astucia de las mujeres disfrazadas de hombres para que las votasen. Me ha parecido muy cómica una de las escenas últimas en el vecindario, cuando se plantea una pelea de viejas por un joven, debido a que la ley dice que los chicos jóvenes deberán acostarse antes con las viejas que con las jóvenes.

  2. Mélody

    Lo que me llama la atención en un primer momento de esta obra de Aristófanes es, sin duda, su título, en el cual ya se pone de manifiesto el protagonismo de la mujer en ella. Y no debería sorprenderme, porque, a mi parecer, el hombre a lo largo de la historia ha nacido liberal, se ha convertido al más cerril conservadurismo, y en estas últimas décadas, trata de volver al liberalismo inicial. Aunque esto podría sonar contradictorio, ya que la mujer no estaba mejor valorada entonces, sí es cierto que la libertad era mayor, al menos respecto a otros temas, como es la homosexualidad, lo que hoy conocemos como pederastia, etc. Volviendo a lo mencionado, no es solo sorprendente que Aristófanes le dedique su obra a las mujeres, sino que conciba lo que en ella tiene lugar: el gobierno en sus manos, lo que a mí me parece un increíble logro, esta visión en un hombre de esta época. Y esto me lleva a comentar uno de lo argumentos que su protagonista, Praxágora, esgrime para conseguir su propósito de conseguir el poder, el más acertado a mi parecer, que no es otro que el que los hombres ya les confían a ellas la administración de las casas.
    Las mujeres de esta obra son “mujeres coraje”, que no tienen inconveniente en desafiar al peligro de ser descubiertas si su empresa no acaba bien; seguras de sí mismas y de su capacidad para gobernar bien, entre otras cosas porque “están hechas al engaño y por ello, no van a dejarse engañar fácilmente”.
    No obstante, me da la sensación de que en cierto momento, éstas terminan cayendo en la necedad de los hombres, como puede verse en su manera procaz de hablar y en las leyes que imponen, y desde luego, siempre quedan los despojos de la sociedad que intentan sacar tajada de lo bueno sin contribuir, como en el caso del hombre que se niega a donar sus bienes a la comunidad pero sí corre a aprovechar la cena gratis.
    Por último, me resta decir que aunque la obra me atrajo bastante desde el principio, especialmente porque ardía en deseos de ver cómo ese proyecto podía acabar, me he sentido ciertamente decepcionada por su desenlace, que no ha cumplido con mis expectativas. A mi parecer, es como si la obra se hubiera quedado a la mitad, es decir, que faltara el broche de oro. No obstante, como ya he dicho, es digno de reconocer que exista una obra como ésta, que nos haga mirar al pasado y ver que a pesar de la intolerancia que existe hoy día, en una época tan lejana, si existió, se salvaba de una manera tan honorable como es la literatura, y que esa posibilidad se concebía.

  3. El libro me ha parecido muy original en cuanto al argumento se refiere, por el hecho de introducir un tema que sigue en tela de juicio, como es la integración de la mujer en la sociedad.
    Por otro lado, me llamó mucho la atención el concepto de “mujer” que tienen ellas mismas, por ejemplo, la misma Praxágora que habiendo conseguido que fuesen escuchadas, aunque de forma indirecta, sigue teniendo el concepto de “mujer” como de cierta forma empleada de los hombres o encargadas de satisfacerles sus deseos; lo dicho se ve claramente reflejado en el momento en que ésta le cuenta a un vecino y a su marido Bépiro la forma que tiene pensada para conceder hijos, inflavalorando a la mujer.
    Sin embargo, Praxágora cree que una sociedad donde a nadie le falte de nada, y donde haya un fondo común que sea repartido de manera quitativa a cada uno, es la mejor solución para acabar con los robos, asesinatos…
    Para finalizar, incluir la magnífica manera y astucia que tuvieron las mujeres para conseguir ser votadas sin llegar a discusiones ni peleas.

  4. marinamp1b

    Me ha parecido algo sorprendente que Aristófanes haya dedicado una obra con tal argumento a las mujeres, ya que en esa época no eran muy valoradas.
    Con respecto a los personajes, me han gustado mucho los femeninos porque luchan por lo que quieren y logran sus propósitos,
    Actualmente, las mujeres del primer mundo trabajan y son independientes, son parecidas a las del libro ya que se abren camino y logran destacar en lo que, a mi pesar, es todavía un mundo machista.
    Los personajes nos muestran un modelo a seguir: luchar por un ideal sin rendirse, porque, algún día, éste será un mundo de iguales.

  5. La comedia de los asambleistas me ha gustado bastante ya que mediante la ironía pretende abolir la propiedad privada de bienes y posesiones para conseguir asi la igualdad entre ricos y pobres. Y todo esto se consigue gracias a una mujer sabia e inteligente, Praxágora, que mediante su discurso en la asamblea convence a la gente de que la ciudad iría mejor bajo el control de las mujeres, pretende que haya solamente una clase social y las mismas condiciones de vida para todos, y hará que la tierra, el dinero y toda la propiedad privada sea común, y también pretende que las mujeres pertenezcan a todos los hombres en común.
    Esta obra cómica me resulta tan graciosa por la situación absurda que cuenta. Es una obra tan clara que resulta fácil que te transporte dentro de la obra.
    Esta obra me ha ayudado a descubrir un poco más las costumbres griegas, y después de leerla, llego a la conclusión de que en la época antigua era muy frecuente y normal hablar del tema sexual y tratar a la mujer como un objeto en ese aspecto.

  6. ¿Qué pasaba por esa cabecita tuya, Aristófanes?

    ¿Utilizabas a esas mujercitas para profundizar la sátira de lo utópico o eran algo más? Tal vez, mi poco conocimiento en el tema seguramente me esté traicionando, Aristófanes maquillara alguna idea que llegó a revolotear persistente por su mente (como si de un sueño sibilino se tratase).

    Oculto bajo el histrionismo de sus personajes, bajo capas de chistes fáciles y sátiras ridiculizando la sociedad de la época, puede escucharse el vago eco de lo que pudo ser un Manifiesto comunista.

    Y no sólo eso, pues la cosa va más allá.

    Es bien cierto que al leer la obra nos divierte, sorprende y/o escandaliza (personalmente, un cóctel) el uso de lenguaje soez y frecuente (¿acaso lo abandona en algún momento?) uso de descaradas alusiones sexuales. Es algo que atrae nuestra atención, sin duda, pero de primeras ignoramos algo fundamental en ellas: ¿qué hay más básico en la vida del individuo que la sexualidad?

    No sin cierta gracia, hallé en la utopía de Aristófanes un símil vivo: los bonobos y su sociedad matriarcal (tierno recuerdo de uno de mis queridísimos documentales de la 2).

    Estos amigables chimpancés coexisten pacíficamente en lo que ha llegado a ser su Edén particular: en su estructura social, donde la hembra ocupa el lugar más elevado de una sociedad prácticamente igualitaria, el sexo es utilizado como moneda de cambio. Bien como saludo, bien como método de resolución de conflictos, entre muchos “y demás”.

    Una peculiar libertad que quizás el propio Aristófanes llegó a vislumbrar vagamente y que, atado, tuvo que rechazar y satirizar.

  7. En primer lugar, esta obra me ha sorprendido primordialmente porque el autor Aristófanes, dedica la obra a las mujeres, cosa que en esa época estaba mal visto ya que las mujeres no eran para nada valoradas.
    A continuación me ha llamado mucho la atención el lenguaje que utilizan y sobre todo la alusión que hacen a la sexualidad.
    La primera escena de la obra que me ha llamado la atención es cómo las mujeres tienen la gran idea de disfrazarse de hombres para acudir a la asamblea para que las escuchen y así poder ser votadas. Todo esto se consigue gracias a Praxágoras que es la artífice de todo ya que ellas lo que querían era tener sólo una clase social y que todo el mundo fuese igual y tuviera igual beneficios, las tierras fuesen comunes y las mujeres pretendían que perteneciesen a todos los hombres en común.
    La escena más graciosa de la obra es al final de todo, cuando unas viejas se pelean con un joven para acostarse con él ya que la ley decía que los chicos jóvenes deberán acostarse con las viejas antes que con las chicas jóvenes.
    Esta comedia me ha aportado el conocimiento de algunas costumbres y cultura griega, y llego a la conclusión de que en esa época era normal tratar así de mal a la mujer y hablar de la sexualidad.

  8. josede2b

    En mi opinión esta obra ha estado muy bien, aunque ha habido aspectos de ella que no me han complacido. En cuanto a los aspectos positivos, destacó la gran diversión que hay en la obra (expresiones vulgares y cómicas dialogadas, situaciones raras y comportamientos extraños de los personajes). No me ha complacido el hecho de que a las mujeres se les tome como personas más listas que los hombres, es decir, no me ha gustado esa inferioridad hacia el hombre. Por otra parte reconozco que las mujeres podrían tener más derechos que el hombre, y reconozco que tendríamos que valorarlas mejor y tener un gran respeto hacia ellas.
    Destacó al personaje principal de la obra, el cual demuestra que las mujeres tienen laboralmente más recursos que el hombre (el cual parece ser menos trabajador).También son frecuentes las numerosas explicaciones de referencias y términos antiguos o de épocas pasadas. Además el lenguaje utilizado en la obra es sencillo, y la lectura es muy sencilla, y con ella viene al final una traducción con palabras y expresiones griegas. Destacar la abundancia de estas palabras (las cuales son muy útiles para nuestro vocabulario, y que hacen que los diálogos de la obra tengan interés y provoquen la atracción del lector). Por último, se hace una visión, en la que el autor refleja bien la situación de la mujer en el mundo, y expresa que tiene que haber una igualdad entre los hombres y las mujeres (en la que hombres y mujeres tienen que tener los mismos derechos y las mismas oportunidades, y por lo tanto no tiene que haber ninguna inferioridad entre ambos).

  9. Este libro me ha gustado en algunos aspectos, pero no en otros.
    Me ha parecido (entre los aspectos positivos) bastante divertido por las expresiones vulgares y cómicas de los diálogos, las situaciones raras y los comportamientos de los personajes.No me ha gustado que, en este caso, a las mujeres se las tome como personas tan listas y a los hombres tan tontos y necios.Reconozco que las mujeres se merecen más derechos y que los hombres no deberían tratarlas como objetos sexuales.El personaje más importante es Praxágoras, que demuestra perfectamente que las mujeres pueden realizar más oficios aparte del doméstico.
    La lectura es fácil.Puede que algunas palabras hubieran sobrado, pero le da énfasis a las frases y diálogos.Finalmente, el autor refleja bastante bien su visión de la mujer en el mundo y la necesidad de darle oportunidades igualmente a los hombres y mujeres.

  10. Mi valoración es que es una comedia genial, de gran fuerza cómica, pero que pierde parte de su comicidad al ser leída en lugar de representada. Creo que no presenta dificultad alguna en su comprensión, excepto en los momentos en los que nombra a personajes públicos del momento, ya que son necesarias las notas aclaratorias. Esta obra supone una aportación a mi formación clásica, puesto que es el paradigma de la comedia clásica, y permite conocerla con detalle. El tema principal de la obra me ha interesado ampliamente porque ha sido sorprendente que un tema tan moderno ya se planteara en época clásica. No hay duda de que la protagonista de la comedia, Praxágora, es el personaje que más me ha agradado, por su fuerza, su inteligencia y sus grandes dotes de mando. Estos rasgos que posee contrastan con los del resto de los personajes, que muestran ser lo contrario. Opino que la escena más divertida de la obra de Aristófanes es la disputa entre la joven y las tres viejas por el joven, ya que es una escena que reúne varios elementos de la comedia clásica.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s